Saltar al contenido

Zoo de Nueva Orleáns inaugura “Criaturas de la Noche”

Zoo de Nueva Orleáns inaugura “Criaturas de la Noche”
En esta foto del 20 de marzo de 2018, un murciélago vampiro bebe sangre bovina en la casa Criaturas de la Noche del Zoológico Audubon de Nueva Orleáns. (AP Foto/Gerald Herbert)

NUEVA ORLEÁNS (AP) — Afuera es pleno día, pero con luces interiores que simulan una luna llena, revolotean cientos de murciélagos y en un muro algo que parece ser una cara de piedra parlante brinda información sobre los mamíferos voladores.

Es la casa Criaturas de la Noche del Zoológico Audubon de Nueva Orleáns, que se inaugurará el viernes. The Associated Press obtuvo una visita de preestreno.

La exhibición principal es una jaula de casi 13 metros de largo para 200 murciélagos fruteros comunes, mamíferos centroamericanos que se alimentan de fruta, miden hasta 6,4 centímetros de largo y tienen una envergadura de alas de 30 centímetros.

“Es increíble estar ahí y ver pasar a los murciélagos”, dijo la empleada de veterinaria Dominique Fleitas. “Sientes el viento de las alas en la cara”.

Dijo que la ecolocalización _la capacidad de localizar objetos mediante el sonido_ es tan precisa que jamás la rozan.

Los animales de Criaturas de la Noche provienen todos de América Central y del Sur. El interior simula un depósito abandonado donde han colocado artefactos mayas durante una excavación.

En una jaula más pequeña, construida de manera que el espectador cree ver la selva a través de un muro semiderruido, vive una colonia de ocho murciélagos vampiros. Su hogar imita la enorme raíz de una ceiba cubierta de líquenes verdes. Durante la visita, media docena de murciélagos pendían formando un cúmulo que cabía fácilmente en una mano, mientras otro bebía sangre bovina de una taza en el suelo.

En otras jaulas hay cucarachas gigantes, ranas venenosas rojizas con rayas blancas, dos tipos de tarántulas y ranas arbóreas verdes. En los extremos hay jaulas para micos nocturnos y mapaches de cola anillada.

La casa de las cucarachas simula un gran nido de termitas en torno a varias ramas y con un tajo abierto por un oso hormiguero. Media docena de cucarachas de 7,5 centímetros de largo estaban alineadas sobre una rama.

“Son horribles, realmente horribles”, dijo Ashley McClaran, vicepresidenta de construcción y exhibiciones. “Sisean, son gigantescas. A mi hijo le van a encantar. Tiene siete años”.