Saltar al contenido

Descubren familia de estrellas gigantes rojas con extraña composición química

Descubren familia de estrellas gigantes rojas con extraña composición química
Las nuevas estrellas no sólo son diferentes a las de la Vía
Láctea por su composición química, sino también por sus propiedades orbitales, lo que sugiere un posible origen extragaláctico.

Santa Cruz de Tenerife (España), (EFE).- Investigadores de
la Universidad de Concepción (Chile) y del Instituto de Astrofísica
de Canarias (España) han descubierto en la Vía Láctea una nueva
familia de estrellas gigantes rojas que tienen una extraña
composición química, y cuyo origen se cree que es extragaláctico.

El Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) informó hoy de que
el descubrimiento de estas estrellas, publicado en la revista
Astrophysical Journal Letters, se produjo cuando los investigadores buscaban reliquias fósiles de la Vía Láctea temprana.

Las nuevas estrellas no sólo son diferentes a las de la Vía
Láctea por su composición química, sino también por sus propiedades orbitales, lo que sugiere un posible origen extragaláctico.

"Es un hecho extremadamente interesante porque solo los cúmulos globulares fuera de nuestra galaxia contienen estrellas con patrones químicos notablemente similares a la población estelar descubierta, lo que sugiere una posible relación", apuntó Olga Zamora, astrónoma de soporte de los Observatorios de Canarias e investigadora postdoctoral del IAC.

Zamora lideró la investigación junto con J. G.
Fernández-Trincado, investigador de la Universidad de Concepción
(Chile).

Las estrellas gigantes en cuestión son muy pobres en magnesio,
algo inesperado teniendo en cuenta sus altos niveles de otros
elementos como nitrógeno, aluminio y hierro, señaló el IAC.

Estas estrellas son candidatas ideales de fósiles vivientes de
los primeros días de la Vía Láctea o incluso las reliquias fósiles
de cúmulos globulares extragalácticos separados por las fuerzas de marea -la atracción gravitatoria- de la galaxia.

El equipo tiene previsto emplear este hallazgo para comprender
mejor los procesos de nucleosíntesis y evolución estelar, así como
para buscar más estrellas gigantes con composiciones químicas
atípicas, un paso fundamental para mejorar el conocimiento acerca de la formación y evolución de la Vía Láctea.