Saltar al contenido

Cómo saber cuándo un estafador se está haciendo pasar por tu banco

Cómo saber cuándo un estafador se está haciendo pasar por tu banco
Los cibercriminales utilizan técnicas de persuasión para su “arte del engaño”.

A través de técnicas como el phishing, que consiste en “pescar” a los internautas ganándose su confianza al hacerse pasar por una persona o entidad respetable, como el banco o el departamento de Recursos Humanos de la empresa, los cibercriminales logran manipularnos.

De hecho, todos somos algo más vulnerables desde el momento en que introducimos nuestros datos en un formulario online o hacemos clic en un enlace. Es así que cada día miles de personas caen en las trampas de los “phishers”, los suplantadores de identidad.

El momento adecuado

La especialista en fraudes y ciberseguridad, Jennifer Radcliffe, se dedica a investigar (y aplicar) lo que se conocen como estrategias de “ingeniería social”, un término que en seguridad informática se refiere al “arte del engaño”.

En otras palabras, son las técnicas de manipulación psicológica que usan los ciberdelincuentes.

Seis técnicas de persuasión que usan los estafadores en internet y cómo identificarlas. Son manipuladores profesionales. Pero existen maneras de detectarlos.

Radcliffe es contratada por compañías para quebrantar sus sistemas usando ese tipo de técnicas.

En su opinión, fraudes como el de la licencia de televisión son exitosos porque ofrecen a la gente solucionar un problema que para muchos representa un dolor de cabeza.

“Los fraudes más sofisticados son los que se planean muy cuidadosamente”, le cuentó la especialista a la BBC. “Y ese es un ejemplo porque obtienen algo de información de ti para obtener acceso a la cuenta, que luego pueden usar a su favor. Las consecuencias pueden ser devastadoras para algunas personas”.
“Lo que realmente se busca es una ventana que revele algo de tu identidad, datos personales... y a partir de ahí saber más y más”.

Radcliffe también dice que el tiempo es otro factor muy importante. Por ejemplo, el hecho de que rellenes un formulario y recibas una llamada días (y no horas) más tarde, cuando probablemente ya te hayas olvidado de que lo hiciste. “Eso hace que (el fraude) sea más exitoso”, afirma.